Una jovencita se puso en contacto con nosotros para preguntarnos por qué su cobaya siempre está mordisqueando o mordiendo las manos de quien la sostiene.

Es muy inusual que las cobayas muerdan, especialmente tan persistentemente, pero sucede. Es aún más inusual que muerdan tan fuerte que sangra.

Más allá de la razón #1 (“¡Bájame… tengo que orinar!”), a continuación se enumeran las razones más comunes para picar o morder (en ningún orden en particular).

1- Identidad equivocada

Por qué mi cobaya me muerde

Por qué mi cobaya me muerde

Sus manos huelen como sus pellets de comida, heno, vegetales, fruta, hierba fresca, o cualquier otra cosa que simplemente huele delicioso. Una cobaya dejará de mordisquear rápidamente cuando se dé cuenta que es su dedo el que está masticando.

2- Contaminación acústica

El ruido u otra conmoción en el área inmediata los asusta. Esta conmoción podría ser cualquier cosa: una tormenta eléctrica, una aspiradora, un televisor ruidoso o un estéreo, gente que anda alborotando con la Wii familiar. Si algo está asustando a su cobaya y no se siente seguro en tus brazos, te persuadirá para que lo pongas de nuevo en su jaula para que pueda enterrar en un escondite (donde se sienta seguro).

3- Manejo imprudente

Su cobaya parece que está siendo maltratado. Las cobayas quieren sentirse seguros y apoyados. Si una cobaya siente que sus patas están colgando en el aire, o como su hombro es demasiado alto de una percha, o que está siendo empujado demasiado, le dejará saber.

A algunas cobayas no les gusta que los lleven mientras usted camina por la casa o sube y baja escaleras, y demostrarán sus objeciones mordiéndole. A ningúna cobaya le gusta quedar atrapado en un “tira y afloja” entre dos personas que quieren retenerlo. Y no tienen tolerancia para pasar de una persona a otra en un corto periodo de tiempo.

4- Miedo

Tienen miedo de la persona que los sostiene. Las cobayas temerán permanentemente a una persona que haya estado enojada o abusiva con ellos, o a una persona que los haya maltratado constantemente. Si usted desconoce la historia de su cobaya (por ejemplo, lo sacó de un refugio o lo encontró abandonado al aire libre), es posible que tenga que lidiar con las consecuencias causadas por cualquier ser humano que le precedió.

Una cobaya que fue abusada por, digamos, los niños pequeños siempre pueden tener un temor generalizado a los niños pequeños. El amor y la paciencia de ustedes pueden ayudar a disminuir el miedo, pero nunca podrán vencerlo completamente.

5- Dolor y malestar

Una cobaya que se siente adolorido en un punto, o con dolor por todas partes, no querrá que lo sostengan. Las fuentes de dolor o incomodidad pueden incluir: moretones, torceduras o torceduras causadas por el juego desenfrenado; ser golpeado por un compañero de jaula; irritación de la piel que es dolorosa al tacto; y artritis. También debe notarse que los cerdos enfermos tampoco quieren ser manipulados mucho.

6- Humor

Por muy sociales y cariñosos que sean, a veces las cobayas sólo quieren que los dejen en paz. Quizá es hora de comer y quieren concentrarse en la hoja de lechuga que les diste. Quizá sea su hora habitual de la siesta. Tal vez su compañero de jaula ha sido apiñarles con demasiada atención y sólo quieren un poco de espacio de todos.

Quizá estaban en medio de un buen partido con un compañero de jaula. Y tal vez simplemente no tienen ganas de ser sociales, sin ninguna razón en particular. Los humanos tienen días así… también las cobayas (aunque mucho menos a menudo).

Artículos relacionados

Usamos cookies propias y de terceros para ayudarte en tu navegación. Si continuas navegando consideramos que aceptas el uso de cookies. Leer Más

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar