Saltar al contenido

Enfermedades de las cobayas

Enfermedades de las cobayas
5 (100%) 6 votes

Las cobayas son fáciles de cuidar y, si se manipulan con frecuencia y delicadeza, se convierten en grandes mascotas familiares. Generalmente son animales robustos y sanos, pero son susceptibles a ciertos problemas y enfermedades.

A continuación se describen brevemente algunos de los problemas más comunes de los cuyes, que incluyen infecciones respiratorias, diarrea, escorbuto (deficiencia de vitamina C), tumores, abscesos por infección, problemas urinarios e infestaciones por piojos, ácaros u hongos.

Cobayas enfermedades

cobayas enfermedades
Enfermedades de cobayas

Infecciones respiratorias

La neumonía es una de las enfermedades más significativas de los cobayos y puede ser causada por un número de bacterias, incluyendo Bordetella y Streptococcus. Los cuyes pueden albergar naturalmente estas bacterias y pueden ser portadores asintomáticos (aparentemente sanos). Estas bacterias tienden a ser “oportunistas”, lo que significa que infectan a los animales susceptibles, se multiplican y causan enfermedades si se presenta la oportunidad.

El estrés aumenta las posibilidades de que se desarrolle la enfermedad, y los animales jóvenes son los más afectados. Las bacterias se propagan por contacto directo, partículas aerosolizadas (en el aire) y en manos u otros objetos contaminados. Los cobayos infectados pueden estar sin comida, tener secreción de los ojos o la nariz, estornudar o tener problemas para respirar. Se pueden realizar cultivos para confirmar el organismo causante y recetar los antibióticos adecuados. Algunos  pueden necesitar ser hospitalizados para recibir cuidados de apoyo adicionales.

Diarrea

Los cuyes tienen un tracto gastrointestinal sensible (al igual que los conejos). Tienen una población natural muy específica de bacterias “buenas” (flora) críticas para el funcionamiento normal del intestino. Si esta flora bacteriana normal se altera o desequilibra, entonces las bacterias “malas” pueden crecer en exceso, dañar los tejidos intestinales, liberar toxinas y causar diarrea severa; en casos severos, puede ocurrir la muerte. Además de las infecciones bacterianas, algunos parásitos intestinales como la criptosporidia y la coccidia pueden causar diarrea.

Otros signos clínicos que pueden ocurrir con la diarrea incluyen anorexia (no comer), depresión, deshidratación y una temperatura corporal baja. Estos cuyes enfermos necesitan atención veterinaria inmediata y cuidados de apoyo.

Algunos antibióticos nunca deben ser usados en cobayas. Sólo usa antibióticos bajo la supervisión de un veterinario familiarizado con cobayas. Nunca uses antibióticos que pueda comprar sin receta en una tienda de mascotas, ya que a menudo son inapropiados.

Escorbuto (deficiencia de vitamina C)

Todos los animales tienen ciertas necesidades nutricionales, algunas de las cuales son nutrientes “esenciales” y otras son nutrientes “no esenciales”. Los animales necesitan un suministro dietético regular de ingredientes esenciales, mientras que pueden producir su propio suministro de nutrientes no esenciales. Estos elementos esenciales difieren entre las especies. En los cobayos y los primates, incluyendo al hombre, un nutriente esencial clave es la vitamina C. La gran mayoría de los demás animales pueden producir su propia vitamina C a través de su flora bacteriana intestinal, pero las cobayas y los primates son incapaces de hacerlo.

(Esta es la razón por la que los marineros históricamente desarrollaron escorbuto cuando no podían comer fruta fresca. La vitamina C es vital en el desarrollo y mantenimiento normal de la piel, las articulaciones y las superficies mucosas como las encías. También es importante en la curación de heridas. Además de predisponer a los problemas de la piel, la falta de vitamina C parece hacer que el cuerpo sea más propenso a otras enfermedades, infecciones y afecciones. Una cobaya que tiene un pelo áspero, no come, tiene diarrea, es reacio a caminar, tal vez parece doloroso, tiene los pies o las articulaciones hinchados, o tiene hemorragias y úlceras en las encías o la piel es probable que sea deficiente en vitamina C.

Cuánta vitamina C necesitan

Los cuyes necesitan de 10 a 50 mg de vitamina C por día, dependiendo de la condición del animal (joven, viejo, estresado, normal, preñado). La vitamina C se encuentra fácilmente disponible en frutas frescas y verduras verdes o de color, pero es un compuesto relativamente inestable. Asegúrate de que sus pellets de cuy fresco contengan vitamina C agregada; sin embargo, debido a que esta vitamina se descompone u oxida tan rápido, los pellets deben ser usados o reemplazados dentro de los 90 días de la fecha de fabricación.

Si tu cuy desarrolla una deficiencia, es mucho mejor darle una tableta o líquido de vitamina C aplastado por la boca que en el agua potable, ya que la vitamina también se descompone rápidamente en el agua y pierde su potencia. Sin embargo, mezclar alrededor de 100 mg de ácido ascórbico dos veces al día en agua dulce satisfará el requerimiento de vitamina C.

cobayas enfermedades
Cobaya enfermedades

Parásitos y problemas de la piel

Los cobayos (especialmente los jóvenes) son propensos a la tiña, que es una infección fúngica, no un gusano real. Algunos animales pueden ser portadores del hongo sin mostrar ningún signo de enfermedad. Pueden propagar la enfermedad a animales susceptibles o desarrollarla ellos mismos si están estresados por el hacinamiento, la mala nutrición, la cría inadecuada u otras presiones ambientales. Las áreas afectadas por la tiña pueden picar, generalmente pierden cabello y pueden tener costras. Las lesiones por tiña se encuentran con mayor frecuencia alrededor de la cara, la cabeza y las orejas, pero se diseminan a la espalda y las piernas. Después del diagnóstico adecuado por parte de tu veterinario, se tratan tópica u oralmente con medicamentos antifúngicos.

Los cobayos pueden contraer pulgas y piojos

Las pulgas generalmente se diagnostican encontrando a los adultos o sus heces en la piel o en el pelaje; los piojos a menudo se diagnostican microscópicamente observando a los adultos o a los huevos (liendres) en una muestra de pelo y restos de piel. Los huevos de los piojos se depositan en los tallos de los pelos, a menudo alrededor de la cara, detrás de las orejas o por encima de los hombros. Un ácaro que puede causar picor (prurito) tan intenso que ocasionalmente causa convulsiones puede infestar a las cobayas. Con una infestación de ácaros, la piel está costrosa, a menudo está raspada o en carne viva por rascarse tanto, tiene pérdida de cabello visible y puede tener infecciones secundarias. Estos parásitos se tratan mejor con medicamentos antiparasitarios muy eficaces que puede obtener de su veterinario.

Tumores

Las cobayas pueden tener varios tumores, pero los más comunes son los tumores de piel y los tumores mamarios. A menudo son benignos. Cualquier masa debe ser traída a la atención de tu veterinario. En la mayoría de los casos, la extirpación quirúrgica es curativa.

“Pero los tumores de piel y los tumores de mama son los más comunes.”

Abscesos

Los abscesos (una hinchazón infectada dentro de un tejido corporal que contiene una acumulación de pus) pueden afectar los ganglios linfáticos, la piel, los músculos, los dientes, las mandíbulas u otras áreas de la cara. Pueden ser tratados médica y/o quirúrgicamente, dependiendo de la evaluación veterinaria. Algunos (como los que involucran la mandíbula y los dientes) son más difíciles de tratar.

Problemas urinarios

Los cuyes son muy propensos a los cálculos urinarios (cálculos). Estos cálculos se forman con mayor frecuencia en la vejiga, pero algunos pueden formarse en el riñón mismo. Los cálculos pueden alojarse en el uréter (el tubo que lleva la orina del riñón a la vejiga) o en la uretra (el tubo que lleva la orina de la vejiga al exterior), causando una obstrucción potencialmente mortal. Las hembras de cerdo son más propensas a la cistitis (infección de la vejiga) que los machos de cobaya y a menudo se desarrollan cálculos asociados con una infección de la vejiga. Los signos de problemas urinarios incluyen anorexia (fuera de los alimentos), sangre en la orina, esfuerzo para orinar, postura encorvada (con esfuerzo); si ha ocurrido una obstrucción, el cuy será incapaz de producir orina.

Los problemas urinarios se diagnostican con una historia clínica completa y un examen físico, incluyendo palpación abdominal (examen por palpación), exámenes de sangre, análisis de orina y radiografías. Dependiendo de los hallazgos, se pueden prescribir antibióticos. Los cobayos enfermos pueden requerir hospitalización, cuidados de apoyo y terapia y, en el caso de los cálculos, es probable que necesiten cirugía para extirparlos.

Otros problemas

La peluquería es un problema, generalmente asociado con el aburrimiento, en el que una cobaya mastica o barba su propio pelo para que parezca que se le ha dado un “corte de matorral”. Proporcionando a las cobayas más estimulación, problemas redireccionando su atención a otras actividades masticatorias proporcionando más heno o juguetes masticables.

La pododermatitis o pie torcido es razonablemente común en cobayas. Ocurre con mayor frecuencia en animales con sobrepeso alojados en jaulas con fondo de alambre o en jaulas sucias que desgastan los pies, haciéndolos susceptibles a una infección crónica y profunda que causa cojera y dolor. El tratamiento es difícil, pero con la atención veterinaria adecuada el problema puede aliviarse.

Te puede interesar: