como cuidar a un gato

Cómo cuidar un gato, todo lo que necesitas saber

Sabemos que tener en casa a un gato es una gran responsabilidad, por eso debes asegurarte de que tienes las provisiones básicas que necesitará, incluyendo una caja de arena, comida e idealmente, un rascador.

Caja de arena para gatos

Su gato debe tener acceso a una caja de arena. Los gatos son naturalmente meticulosos, y la mayoría instintivamente usarán una caja de arena. La caja de arena puede ser simple o extravagante, pero la mayoría de los gatos prefieren cajas simples sin capuchas. Tenga en cuenta que los gatitos y gatos adultos que sufren de artritis pueden necesitar una caja con los lados que son lo suficientemente bajos como para que entren fácilmente. La mayoría de los gatos, pero no todos, prefieren camada de textura fina y sin perfume.

Asegúrese de mantener la caja de arena limpia y de cambiarla con frecuencia. Los gatos pueden evitar el área de la caja de arena que no esté limpia. Proporcione tantas cajas como gatos tenga, más una.

Alimento

Su nuevo gato necesitará platos de comida y agua separados, mantenidos lejos de la caja sanitaria para evitar la contaminación. Es importante mantener los platos limpios y el contenido fresco. Los gatos pueden rechazar la comida vieja o el agua vieja.

Por el bien de la salud de su gato, debe alimentarlo con la cantidad adecuada de una dieta equilibrada y nutricionalmente completa formulada para su etapa de vida (adulto o joven). Primero, averigüe qué ha estado comiendo su nuevo gato. Incluso si usted no espera permanecer con esa dieta, debe seguir alimentando algunos de los alimentos viejos a medida que se cambia gradualmente a los nuevos. Ya sea que usted le provea alimentos secos, enlatados o semi-húmedos, revise el empaque para asegurarse de que el producto se encuentre en buen estado.

La obesidad es común en los gatos y puede predisponerlos a problemas de salud graves, así que vigila el peso de tu gato y trabaja con tu veterinario si la pérdida de peso está en orden. En el otro extremo del espectro, el bajo peso corporal también puede contribuir o ser una indicación de problemas de salud.

Poste rascador

Rascarse en los objetos es un comportamiento normal de marcado para los gatos, y la mayoría de los gatos pueden aprender a usar postes rascadores. Una vez que haya encontrado los materiales de rascado y la orientación preferidos de su gato, estará mejor equipado para comprar un sustituto de rascado adecuado. Por ejemplo, si a su gato le gusta arañar los muebles, un poste rascador vertical puede ser una buena opción.

Un gato que le gusta el movimiento horizontal de rascarse en una alfombra de piso puede preferir una caja de cartón aplastada o un tronco colocado en su lado. Un gato que se rasca en las cortinas puede preferir un poste vertical lo suficientemente alto como para un estiramiento largo, como los que se montan en una pared o puerta. Lleve a su gato a la nueva área de rascado o al nuevo objeto que ha aprobado y recompénselo con golosinas, caricias y elogios por usarlo. En algunos casos, frotar la hierba gatera sobre un poste rascador puede provocar que el gato se resista a usarla.

Cepillado

El cepillado o peinado regular puede mantener el abrigo de un gato limpio, brillante y elegante y ayudarle a controlar su piel en busca de parásitos y signos de enfermedad. Como beneficio adicional, la piel suelta que se quita durante el aseo no terminará en los muebles, y su gato ingerirá menos pelo y tendrá menos problemas con las bolas de pelo. El cepillado es mucho más fácil si entrenas a tu gato para que acepte esta actividad cuando sea joven.

Todo sobre el cuidado de los gatos
Todo sobre el cuidado de los gatos

Recortar las uñas de su gato con regularidad reduce la probabilidad de que se produzcan daños causados por las garras afiladas y disminuye la posibilidad de que las uñas se conviertan en la almohadilla del pie y causen infecciones. Si empieza la rutina desde una edad temprana, descubrirá que la tarea se hace más fácil a medida que su gato envejece. Pídale a su veterinario una lección sobre cómo cortar las uñas.

Atención Veterinaria

Cuando adopte a su nuevo gato o gatito, pregunte por las vacunas, nutrición, control de parásitos y cuidados previos que haya recibido. Cualquier gato nuevo debe ser revisado por un veterinario lo antes posible después de volver a casa con usted.

Si ya tiene otros gatos en casa, y especialmente si no se conoce el historial de salud del recién llegado, mantenga al gato nuevo separado de sus otros gatos hasta que su veterinario haya tenido la oportunidad de examinarlo. Si no se dispone de un historial médico, es probable que su veterinario realice algunas pruebas para asegurarse de que su nuevo gato no padece ninguna enfermedad. Los gatos con y sin historia de salud deben recibir pruebas para el virus de la leucemia felina (VLV) y el virus de inmunodeficiencia felina (VIV), que pueden predisponer a los gatos a infecciones y cáncer.

Su veterinario también examinará a su nuevo gato para detectar parásitos internos (incluyendo lombrices intestinales) y parásitos externos, como pulgas, garrapatas y ácaros. Él o ella puede proporcionar tratamientos efectivos para estos parásitos y discutir opciones para prevenir la reinfestación.

Vacunas

Las vacunas son una de las mejores maneras de proteger a su gato de enfermedades infecciosas mortales. Las vacunas ayudan al sistema inmunológico de los gatos a evitar la invasión de un organismo patógeno en particular. Las vacunas contienen antígenos, que para el sistema inmunológico “se parecen” al organismo pero no causan enfermedades. Cuando se administra una vacuna a un gato, el sistema inmunológico toma una respuesta protectora duradera, por lo que si su gato está expuesto al organismo causante de la enfermedad más adelante, su sistema inmunológico está preparado para prevenir la infección o para reducir la gravedad de la enfermedad.

La vacuna de combinación más común, llamada FVRCP, protege a su gato contra tres enfermedades: la panleucopenia felina, la rinotraqueítis viral felina y la enfermedad causada por el calicivirus felino. La vacuna se repite (o “refuerza”) a intervalos de tres a cuatro semanas hasta que el gatito tenga entre dieciséis y veinte semanas de edad. Después de esta serie inicial de vacunación, los impulsores se administran generalmente un año después y luego cada tres años.

Su gato también debe vacunarse contra el virus de la rabia, un requisito legal en muchos estados. Los gatos deben recibir esta vacuna a las ocho a doce semanas de edad (dependiendo del tipo de vacuna) y luego un año después. Se debe administrar una vacuna de refuerzo contra la rabia cada uno a tres años, dependiendo del tipo de vacuna y los requisitos locales.

Las vacunas también pueden ayudar a proteger a su gato contra otros organismos patógenos. Consulte con su veterinario para decidir qué vacunas necesita su gato.

Castración y esterilización

Los gatos son generalmente esterilizados o castrados a los seis meses de edad o más. Sin embargo, algunos veterinarios recomiendan realizar el procedimiento a una edad más temprana. La esterilización es la extirpación quirúrgica de los órganos reproductores femeninos (ovarios, oviductos y útero).

Es un procedimiento recomendado para todas las hembras. Además de ayudar a prevenir embarazos no deseados, la eliminación de los órganos reproductivos de un gato hembra elimina las conductas asociadas con el ciclo de calor (incluyendo aullido e inquietud), al tiempo que reduce en gran medida el riesgo de cáncer de mama.

La esterilización es la extirpación quirúrgica de partes de los órganos reproductores masculinos (pruebas, epidídimo y partes del conducto deferente). Aparte de prevenir que el macho impregne a una hembra, la esterilización puede reducir la agresividad masculina, la fumigación de orina y el olor acre de la orina masculina intacta.

¿Cómo sé si mi gato está enfermo y necesita tratamiento?

Incluso con una nutrición equilibrada, vacunas y una buena cantidad de cariño y atención, los gatos pueden enfermarse. Al detectar los signos de la enfermedad a tiempo, puede asegurarse de que su gato reciba la atención médica adecuada.

Un gato enfermo puede tener un pelaje opaco y manchado, ya sea porque su piel está afectada directamente por la enfermedad o porque un gato enfermo puede dejar de cepillarse. Otros signos de enfermedad incluyen falta de apetito, vómito persistente, diarrea, secreción nasal u ocular, estornudos, pérdida de peso, esfuerzo para orinar, dolor al orinar, orina con sangre, micción frecuente, sed excesiva, micción frecuente o poco frecuente, dificultad para respirar o respiración rápida, letargo, y/o cualquier inflamación que aparezca rápidamente o continúe aumentando de tamaño con el tiempo. Si ve alguno de estos signos o tiene dudas sobre la salud de su gato, póngase en contacto con su veterinario.

Deja un Comentario
Cómo cuidar un gato, todo lo que necesitas saber
4.9 (98.24%) 34 votes
Todo Sobre Mascotas