Si su gato deja de comer de repente, la lista de razones por las que no quiere comer es bastante larga. Un gato que sea reacio a comer su comida podría simplemente tener un dolor de estómago que se le pase o una condición médica grave.

Obtenga más información sobre las razones por las que su gato podría no estar comiendo y las maneras de asegurarse de que obtiene la nutrición que necesita para mantenerse sano, a continuación.

Razones médicas por las que los gatos no comen

Por qué mi gato no quiere comer

Por qué mi gato no quiere comer

La inapetencia es uno de los signos más comunes que muestran los gatos cuando no se sienten bien, si su gato no come, algunas de las causas médicas que hay detrás pueden ser enfermedades gastrointestinales, problemas renales o cardíacos (incluida la enfermedad renal crónica), una obstrucción intestinal, diabetes, una infección de las vías respiratorias superiores o una enfermedad hepática grasa.

La falta de apetito médica de los gatos generalmente puede dividirse en dos categorías: ser físicamente incapaz de comer (de algo como el dolor de muelas) o no querer comer (un problema psicológico resultante de otro problema médico).

Las razones médicas por las que los gatos podrían no querer comer también pueden incluir alergias alimentarias (que son raras), reacciones a vacunas, tumores o como resultado de toxicidad o intoxicación (como consumir limpiadores caseros, insecticidas o plantas venenosas, como geranios o lirios). Ciertos antibióticos también pueden hacer que un gato pierda el apetito.

Entonces, ¿cuándo deberías llamar a tu veterinario?

Es recomendable esperar 48 horas para ver si su gato empieza a comer de nuevo. Después de dos días de no comer, reserve una cita con su veterinario para descartar una enfermedad. Si su gato no está comiendo y está acompañado de otro síntoma (como la hinchazón en la espalda), llévelo al veterinario inmediatamente.

Razones ambientales por las que los gatos no comen

Los cambios en el hogar, incluyendo la adición de una nueva mascota o la pérdida de una mascota, también pueden impedir que su gato coma. Mudarse a una nueva casa o incluso cambiar los muebles puede molestar a su gato y hacer que deje de comer temporalmente.

Lo que un gato percibe puede ser muy diferente de lo que nosotros percibimos

Los gatos también pueden ser sensibles a los olores, ciertas vibraciones o ruidos (como la lavadora o la plomería), que pueden impedir que coman. Para combatir esto, intente alimentar a su gato lejos de un área donde el gato podría estar demasiado sobreestimulado por otras preocupaciones.

Razones conductuales por las que los gatos no comen

Los gatos, al igual que nosotros, pueden ser unos comedores quisquillosos, y es posible que su gato no esté comiendo simplemente porque no le gusta la comida que le está dando.

Los gatos son más criaturas de hábitos que los perros y pueden fácilmente encerrarse en un cierto tipo y textura y sabor de la comida. Darle variedad de alimentos a temprana edad puede ayudar a prevenir que esto suceda.

Intenta alimentar a tu gatito con una variedad de alimentos lo antes posible para evitar que tu gato se convierta en un comilón.

También es importante conocer qué tipo de comida le gusta a su gato para que pueda encontrar una marca de comida que coma regularmente.

Una historia de dieta completa es crucial para conocer las preferencias alimenticias de cada mascota (por ejemplo, seca, húmeda, de sabor, textura, etc.) y luego ofrecer alimentos que les son familiares .

Los gatos que dejan de comer también pueden estar experimentando otros problemas de comportamiento.

Algunos gatos no comen cuando sus dueños están de vacaciones, o si experimentan ansiedad, depresión, estrés, soledad o miedo.

Estos son difíciles de precisar en los gatos o en cualquier animal porque no podemos preguntarles.

Cómo hacer que mi gato coma

Si su amigo felino no quiere comer, caliente su comida húmeda en el microondas. También puede probar añadir zumo de atún, caldo de pollo o pequeñas cantidades de comida para bebés a la comida de su gato.

Además, mantener comida para gatos en la nevera puede ayudar a los gatos que sufren de náuseas. Si su mascota tiene aversiones al gusto, también puede probar a usar platos nuevos cada vez o desechables para reducir las posibilidades de que su gato huela rastros de un alimento viejo que no le guste.

Un gato más sociable podría necesitar un poco de compañía para comer. Intenta sentarte y acariciar a tu gato mientras come. Por el contrario, si su gato no es sociable, intente poner su comida en una zona tranquila de la casa donde se sienta cómodo y pueda comer en paz. Utilizar comederos automáticos, que pueden proporcionarle a su gato un sentido de rutina.

Registrar o llevar un registro de la cantidad exacta que su gato come diariamente durante las horas de comida. Esto puede ayudar a su veterinario a evaluar la gravedad del problema y a elaborar un plan de nutrición. Por encima de todo, trabaje directamente con su veterinario para ayudar a determinar la causa de la inapetencia de su gato y trabaje en una solución que sea la mejor para ella.

Te puede interesar:

Por qué mi gato no quiere comer
¿Qué te ha parecido este articulo?
Artículos relacionados