Saltar al contenido

¿Los peces pueden escuchar?

¿Los peces pueden escuchar?
5 (100%) 5 votes

Los peces oyen. Dependiendo de la especie pueden tener varias adaptaciones acústicas. La viabilidad de estas adaptaciones puede entenderse observando cómo residen los peces en sus respectivos hábitats. Ser gregarios o solitarios, depredadores o presas, nocturnos o diurnos, superficiales o profundos, cerca de la orilla o en las profundidades del océano, migratorios o sedentarios todos ellos influirán en sus adaptaciones acústicas tanto en términos de audición como de producción sonora o “vocalización”.

Entendiendo que toda la vida se originó en el mar, las adaptaciones biológicas de los peces han estado en la mezcla evolutiva durante bastante tiempo, por lo que lo que podemos considerar adaptaciones conductuales simples o rudimentarias pueden de hecho estar cargadas de sutilezas demasiado finas para que podamos distinguirlas. Alternativamente, las relaciones pueden estar tan bien adaptadas al entorno que no hay necesidad de complejidad.

¿Los peces escuchan?

Los peces escuchan
los peces escuchan

El sonido en el agua y el tiempo

El sonido es la energía física inducida en un medio como consecuencia de alguna acción mecánica impuesta en el medio. La energía – llamada “energía acústica” es una combinación de dos características: gradiente de presión y movimiento de partículas. Las intensidades relativas de estas dos características dependen de las características físicas del medio.

El aire es altamente compresible, por lo que la energía del gradiente de presión es más pronunciada en el aire, y por eso los vertebrados terrestres tienen diafragmas sensores de presión para percibir el sonido. El agua no es muy comprimible, por lo que el movimiento de las partículas es más pronunciado en el agua que en el aire, lo que da lugar a una variedad de adaptaciones acústicas de movimiento de partículas que se encuentran en los animales marinos.

Lo que es quizás irónico es que la mayoría de los estudios auditivos en peces se centran en la sensibilidad de la presión a las señales de frecuencia y amplitud (que coinciden con las prioridades auditivas humanas), mientras que las adaptaciones de los peces se pueden priorizar en torno a la detección de aceleración o velocidad (dominio del tiempo y detección vectorial), donde la amplitud (sonoridad) es menos crítica que la proximidad.

Adaptaciones de la audición física

Los órganos de percepción del sonido en los peces incluyen los cilios (pelos nerviosos), vejigas, huesecillos, otolitos, acelerómetros y mecanorreceptores en diversas configuraciones. Algunos peces tienen todas estas características, otros sólo una. Pero a pesar de la complejidad de las adaptaciones, todos los peces que conocemos parecen responder al sonido.
La línea lateral a lo largo del costado de algunos peces está compuesta de cilios que son similares a los cilios que recubren la cóclea de los oídos internos de los vertebrados terrestres. Algunos peces no tienen líneas laterales, pero tienen cilios que sirven como mecanorreceptores que traducen el movimiento de las partículas inducido acústicamente y los gradientes de presión en el sistema sensorial del pez.

A través de estas dos percepciones de energía acústica, la línea lateral detecta el sonido y también la proximidad de otros cuerpos en movimiento y por lo tanto figura en la forma en que los peces se mantienen unidos en sus cardúmenes estrechamente sincronizados. Muchos peces también tienen vejigas de natación llenas de gas que se utilizan para mediar la flotabilidad. Pero como estas vejigas también representan un diferencial de impedancia acústica en el cuerpo (diferente al agua y tejidos circundantes) puede servir como un sensor de gradiente de presión. En algunos peces, la vejiga nadadora se ata a las orejas internas de los peces por medio de un conjunto de espinas similares a nuestras propias espinas del oído medio.

Otro órgano auditivo de los peces es un acelerómetro establecido por huesos densos en el cráneo llamados otolitos que detectan el movimiento de las partículas.

Adaptaciones de sonido

Comprender lo que hacen los peces con su extraño y no demasiado variado repertorio sonoro es sobre todo una cuestión de especulación. Si los sonidos son concurrentes con las exhibiciones de reproducción, se puede suponer que existe una correlación entre apareamiento y apareamiento; si la invasión territorial induce la generación de sonido, se puede suponer que los sonidos están asociados con la publicidad del territorio.

Los sonidos de coro – hechos en un contexto de grupo, como un cardumen o una escuela, sugerirían coherencia comunitaria (la distinción es que un “cardumen” de peces nadan juntos y un “cardumen” de peces nadan juntos).

En general, los sonidos de los peces no cuadran con la estética humana: Los gruñidos, los coros, el rechinar, el raspar, los golpes y los chasquidos describirían la mayoría de los sonidos. Algunos chasquidos se hacen con los movimientos del cuerpo, pero la preponderancia de los sonidos se hace ya sea con los dientes y los huesos rechinando juntos, o por la oscilación de la vejiga nadadora.

Te puede interesar: