Muchos se preguntan si los perros pueden comer uvas, debes de saber que la digestión de uva y/o pasas incluso pequeñas cantidades pueden ser tóxicas para algunos perros.

Mientras que otros perros pueden ingerir cantidades relativamente grandes sin desarrollar síntomas obvios. El agente tóxico aún no se ha identificado, pero parece estar asociado con la pulpa del fruto. En otras palabras, las uvas peladas y/o sin semillas siguen siendo tóxicas.

¿Qué pasa si un perro come uvas?

los perros pueden comer uvas

los perros pueden comer uvas

La toxicidad de la uva y de la pasa (uvas pasas) está bien documentada en los perros. Aunque todavía no se conoce la sustancia exacta que causa la reacción tóxica, los perros no deben comer uvas y pasas porque incluso pequeñas cantidades pueden resultar fatalmente tóxicas para un perro.

Los perros de cualquier edad, raza o sexo pueden verse afectados. Las uvas y las pasas son malas para los perros porque una de las complicaciones más graves de la toxicidad de la uva y las uvas pasas es que pueden causar daños renales graves que llevan a una insuficiencia renal aguda (súbita) con la falta de producción de orina (anuria). Sin embargo, la insuficiencia renal no se observa en todos los perros después de la ingestión de uvas o pasas, y una vez más, la razón por la que algunos perros se ven afectados excesivamente, mientras que otros no, todavía se está estudiando.

Síntomas y tipos

La intoxicación por uvas y pasas de uva generalmente hará que los perros desarrollen alguna combinación de los siguientes síntomas:

Vómitos y/o diarrea – a menudo dentro de unas pocas horas de la ingestión. El vómito y el contenido en materia fecal pueden contener trozos de uva o pasas.

  • Pérdida del apetito
  • Letargo, debilidad, tranquilidad inusual
  • Dolor abdominal
  • Deshidratación
  • Oliguria (sólo pasa una pequeña cantidad de orina)
  • Anuria (cese completo de la orina)
  • Respiro asqueroso
  • Úlceras bucales
  • Temblores
  • Convulsiones
  • Coma

Tratamiento inmediato

Esto es una emergencia, necesita tratamiento inmediato. Si usted está seguro de que su perro ha ingerido uvas o pasas en las últimas dos horas, tendrá que inducir el vómito lo antes posible, antes de que todas las toxinas de la fruta puedan ser absorbidas.

Sin embargo, no induzca el vómito si su perro está vomitando:

  • Inconsciente
  • Tiene problemas para respirar
  • Presenta signos de angustia o shock grave
  • O si no está seguro de lo que su perro puede haber comido.

Si tu perro ya ha vomitado

No intentes forzar más vómitos. Llama a tu veterinario para pedir consejo. Si él o ella le recomienda inducir el vómito en casa, use el siguiente método:

Si el perro no ha comido en las últimas dos horas, ofrézcale una pequeña comida. Esto hace que sea más probable que el perro vomite, pero no es esencial si no está interesado en los alimentos.

Mida 1 mililitro (ml) de peróxido de hidrógeno al 3% por libra del peso del perro, usando una jeringa (sin aguja) o una cucharadita (una cucharadita es de aproximadamente cinco ml).

La cantidad máxima de peróxido de hidrógeno que debe administrarse en un momento dado es de 45 ml, incluso si el perro pesa más de 45 libras. Introducir el peróxido de hidrógeno en la parte posterior de la boca del perro con una jeringa (sin aguja) o una pistola de pavo. Si el vómito no se produce dentro de los quince minutos de la primera administración, puede volver a intentarlo, usando la misma cantidad. Este método no debe utilizarse más de dos veces, espaciadas a intervalos de quince minutos.

Si su perro no ha vomitado después de la segunda dosis de peróxido de hidrógeno, no lo utilice para inducir el vómito. No use nada más fuerte que el peróxido de hidrógeno sin hablar primero con su veterinario.

Diagnóstico

La mayoría de los casos de intoxicación por uva y pasas se diagnostican porque el dueño sabe o sospecha que su perro ha comido la fruta. A veces las uvas parcialmente digeridas y las pasas se pueden ver en el vómito del perro o en la materia fecal. Las pruebas de laboratorio rutinarias, incluyendo un conteo sanguíneo completo, perfil bioquímico y análisis de orina, pueden diagnosticar la mayoría de los casos de insuficiencia renal aguda independientemente de la causa.

Tratamiento

Cuando se trata a un perro que ha comido uvas o pasas, un veterinario comenzará por inducir el vómito. (Si la ingestión se ha producido en las últimas dos horas y el perro no ha vomitado ya). Posiblemente seguido de lavado gástrico (lavado del estómago) y la administración de carbón activado para absorber cualquier toxina remanente.

Después de esto, él o ella comenzará una terapia con líquidos intravenosos para eliminar la toxina del torrente sanguíneo del perro y para estimular a los riñones a seguir produciendo orina. Si es necesario, el veterinario le dará a su perro medicamentos para reducir el vómito y mantener la función renal. Durante este tiempo, el médico controlará la función renal de su perro con exámenes regulares de sangre.

Si los riñones de un perro han fallado hasta el punto de que ya no pueden producir orina, el pronóstico es grave. La hemodiálisis puede ser necesaria para mantener la vida hasta (y si) que los riñones puedan recuperarse. El trasplante de riñón puede ser una opción para algunos dueños, pero en la mayoría de los casos, la eutanasia es la única opción práctica una vez que los riñones de un perro se han cerrado totalmente.

Cómo prevenir esta afección

Mantenga las pasas y uvas fuera del alcance de su perro, ya que los perros ingerirán casi todo. Asegúrese de que todos los miembros de la familia sean conscientes de la capacidad tóxica de este alimento. Así como de otros alimentos que se han encontrado venenosos para las mascotas, como el chocolate, cebollas, ajo, etc. Si usted descubre que su perro ha ingerido pasas o uvas, actuar de inmediato le da a su perro la mejor oportunidad de sobrevivir.

Te puede interesar:

Artículos relacionados