En la mayoría de los casos, los perros son comedores voraces con apetitos fuertes. A menudo devoran todo lo que les pones delante sin dudarlo. Dicho esto, hay veces en las que el apetito de tu perro puede disminuir, haciendo que no coma.

También conocido como inapetencia, un apetito bajo no debe tomarse probablemente. Sin una nutrición adecuada, los perros se enfrentan a una serie de problemas diferentes. El primer paso es determinar por qué el perro no está comiendo.

Hay una variedad de razones por las que un perro puede perder el apetito. Las causas van desde problemas médicos y de salud hasta la calidad de los alimentos que le estás proporcionando.He aquí 15 razones por las que mi perro no come nada.

¿Por qué mi perro no quiere comer?

mi perro no come nada

Mi perro no come nada

1- Vacunas o medicamentos

La atención médica canina ha mejorado drásticamente con los años. Nuevas vacunas y medicamentos permiten abordar una variedad de problemas de salud y mantener a raya enfermedades potencialmente peligrosas. Sin embargo, algunos medicamentos vienen con efectos secundarios no deseados. Ciertos medicamentos pueden hacer que tu perro pierda el apetito. La mayoría de las veces, esta reacción adversa es sólo temporal.

Es posible que tu perro no sienta la necesidad de comer durante un día más o menos, pero los efectos suelen desaparecer en poco tiempo.

2- Problemas dentales en perros

Los problemas dentales son muy comunes entre los perros. Debido a que carecen de la capacidad de expresar el dolor, los problemas a menudo pasan desapercibidos. Las encías inflamadas o sangrantes a menudo son un indicador de problemas subyacentes más graves. Si no se tratan, los problemas pueden empeorar.

Los tumores orales, la gingivitis o las enfermedades periodontales pueden causar dolor al comer. Esto es especialmente cierto si tu perro se alimenta con croquetas secas. Los dientes rotos o flojos pueden doler con cada mordida, haciendo que el perro evite la comida y los juguetes para masticar.

3- Calidad Alimentaria

La calidad de los alimentos que tu estás alimentando a tu compañero canino puede tener un gran efecto en la forma en que reaccionan. Los alimentos más baratos a menudo escatiman en ingredientes de calidad. Pueden tener menos proteína de la que el perro acostumbra a tener, haciéndola poco apetecible. Cambios abruptos en la calidad de los alimentos los harán evitarlo, especialmente si están acostumbrados a algo mejor.

4- Malestar estomacal

Si tu perro ha comido algo que no debería haber comido, el tentempié ofensivo puede causar problemas gastrointestinales que pueden tardar algún tiempo en superarse. Incluso el perro más entrenado está tentado a engullir basura, insectos y otros objetos aparentemente sabrosos. Cuando esto sucede, el perro probablemente experimentará algunos dolores de estómago e intentará deshacerse de lo que haya comido. Pueden comenzar a vomitar o comer hierba.

Los perros también pueden experimentar problemas como la diarrea como resultado. De cualquier manera, la sensación en su estómago a menudo les hará evitar los alimentos hasta que empiecen a sentirse mejor.

5- Comida estropeada

Mientras que los alimentos se fabrican a menudo para tener una larga vida útil, eso no significa que no pueden ir mal. Lo peor es que puede ser difícil saber qué tan vieja es la comida y cuándo se vuelve rancia. La comida vieja puede volverse desagradable para un perro, crecer moho y llegar a oler mal.

Además, la comida vieja pierde el importante valor nutricional que su perro necesita para prosperar. Los perros saben cuando la comida no es buena, así que lo evitarán. Esto es más evidente en la comida húmeda que se ha omitido. Sin embargo, también ocurre con croquetas aparentemente nuevas.

6- Elección de los alimentos para perros

Como los humanos, los perros tienen sus preferencias. Puede ser una sorpresa para muchos dueños, pero los perros desarrollarán un gusto por lo que les gusta con el tiempo. Pueden disfrutar de ciertos sabores, pero manténgase alejado de otros que encuentran repulsivos. Ciertos ingredientes en la comida para perros pueden hacer que tu perro evite. Es posible que no les gusten ciertos sabores vegetales o artículos que tienen un sabor ligeramente ácido. Si ése es el caso, es hora de encontrar algo que tu amigo quisquilloso disfrutará.

7- Una nueva rutina o horario

Los perros son criaturas de rutina. Una vez que su horario diario está establecido, quieren mantenerlo. Cambiar algo, aunque sea un poco, puede hacer que se sientan incómodos. Cambiar sus horarios de alimentación, hacer ejercicio diario o agregar un nuevo miembro de la familia a la mezcla los hará sentir ansiosos.

Es importante hacer cambios lentamente para asegurarse de que estén cómodos. Las diferencias repentinas en su vida diaria pueden hacer que no coman durante algún tiempo hasta que ganen confianza en su rutina de nuevo.

8- Malos hábitos

Si bien añadir algo de comida extra a las croquetas de un perro es una gran manera de añadir algo nuevo a la comida aburrida, hacerlo demasiado puede convertirse en un mal hábito. Comer comida humana o bocadillos en la mesa no es lo mejor para los perros. Pueden venir a esperar los bocadillos extras y rehusarse a comer sus bocadillos normales hasta que se les dé un poco.

Las golosinas o alimentos humanos deben ser administrados con moderación. Si es algo a lo que tu perro ya está acostumbrado, es bueno destetarlo lentamente hasta que se sienta cómodo comiendo comida normal para perros.

9- Asuntos médicos

En el peor de los casos, un perro que no come puede estar experimentando un problema de salud significativo. La pérdida del apetito es un síntoma común de muchas enfermedades. Aunque no comer no es un indicador claro de lo que pueden estar sufriendo, es una buena idea buscar otros síntomas.

Las enfermedades graves como el cáncer, la insuficiencia orgánica y las infecciones pueden hacer que los perros pierdan el apetito durante un tiempo considerable si no reciben tratamiento. Esto puede ocasionar pérdida de peso y problemas adicionales.

10- Enfermedad reciente

Si tu perro ha vomitado recientemente después de comer sus croquetas normales, puede que tenga dificultad para volver a confiar en su comida. Independientemente de por qué el perro vomitó, ellos conectarán la incomodidad con la comida, haciéndolos cansados y vacilantes.

Puede tomar algún tiempo para que el perro acepte la misma comida que vomitaron, así que es una buena idea hacer un cambio lento para hacer que coman de nuevo.

¿Qué hacer cuando mi perro no come nada?

Con las muchas y diferentes razones por las que un perro puede dejar de comer, puede ser difícil y un poco abrumador tomar acción y arreglar el problema. Si tu perro deja de comer, hay varias medidas que debe tomar para asegurarse de que tu perro está sano. A partir de ahí, se trata de entender por qué han dejado de comer y de hacer un cambio positivo.

Revisa sus alrededores

Mientras vigilas a tu perro, juega a ser detective y revisa su entorno. Piensa en los últimos dos días para ver si puedes determinar la causa exacta de los síntomas de tu perro.

Si tu cachorro está cerca de otras personas durante el día, pregúntales si notaron algo extraño. Puede que descubras que tu perro ha estado exhibiendo un comportamiento extraño durante un par de días o que ha comido algo que no debería. Comprueba si están en tu basura o caja de basura para pistas.

Vigilar su comportamiento

Controlar el comportamiento del perro es crucial. Con la primera comida salteada, mantén un ojo en cómo actúan hacia su comida. Toma nota de su actividad diaria y asegúrate de que se alinea con lo que suelen hacer durante el día.

No es raro o digno de mención si un perro decide esperar unas horas para comer. Sólo si el problema persiste es necesario preocuparse.

Si notas cualquier cambio en su comportamiento normal, toma nota. Negarse a comer puede ser una señal temprana de problemas que continuarán desarrollándose con el tiempo. Cualquier cosa que no sea familiar debe ser motivo de preocupación. También es bueno para controlar sus heces y la ingesta de agua.

Mira Sus Dientes

Una vez que hayas revisado el cuerpo de tu perro, hazlo abrir bien para un examen dental. Busca cualquier signo obvio de dolor dental como encías inflamadas, sangrado o dientes flojos. Asegúrate de que no haya decoloración en las encías o flujo de mucosa.

Llama al veterinario

Si encuentras cualquier cosa que sea remotamente problemática, es mejor llamar a tu veterinario. Un profesional entrenado puede realizar un examen más completo de su perro y proporcionarle las pruebas necesarias para encontrar los problemas de salud subyacentes. Pueden encontrar algo que ha estado causando problemas a tu perro durante meses, permitiéndole obtener el cuidado necesario y posiblemente salvar la vida de tu perro.

Desarrollar y mantener buenos hábitos

Si el culpable de la pérdida de apetito del perro es el comportamiento, la clave para superar el problema es establecer y mantener hábitos saludables. Elimínelos de la comida humana y el exceso de golosinas lentamente para que no se detengan en comer su comida normal para las golosinas. Dales un espacio seguro para comer solos y cómodos. Encuentre una rutina que le guste a su perro y apeguese a ella para asegurarse de que siga comiendo todos los días.

Cambiar Su Dieta

Después del examen, es posible que tenga que cambiar la comida. Esto solo puede hacer maravillas en restaurar el apetito de su amigo peludo. Sin embargo, debe hacerse lentamente para evitar cualquier problema digestivo repentino. Debes mezclar la nueva comida con una fórmula que ellos ya conocen. A lo largo de unos pocos días, agrega cada vez menos alimento viejo hasta que haya hecho un cambio completo.

Si decides cambiar, necesitas una opción que tenga un contenido nutricional similar. Alternativamente, Puedes invertir en salsas para perros o variedades húmedas. Simplemente añadiendo un poco más de sabor, tu perro lo verá como algo completamente nuevo y comenzará a engullirlo.

Opinión

Puede ser frustrante y preocupante saber que mi perro no come nada, pero es importante que seas diligente, observador y comprensivo. Al mantener un ojo en tu perro y obtener orientación profesional. Puede evitar las ramificaciones potencialmente peligrosas y conseguir que tu perro de nuevo en el camino.
Saber cómo detectar las razones hará que sea más fácil conseguir ayuda veterinaria, cambiar los alimentos y mantener a tu perro sano durante muchos años.

Te puede interesar:

Mi perro no quiere comer – 10 Razones
5 (100%) 5 votes