El moquillo canino es un virus que afecta a los sistemas respiratorio, gastrointestinal, respiratorio y nervioso central del perro, así como a las membranas conjuntivales del ojo.

Los primeros signos de un perro con moquillo o el moquillo canino incluyen estornudos, tos y mucosidad espesa proveniente de los ojos y la nariz. Fiebre, letargo, vómitos repentinos y diarrea, depresión y/o pérdida de apetito son también síntomas del virus.

Perro con moquillo

perro con moquillo

Perro con moquillo

¿Cómo consiguen los perros moquillo?

El virus se transmite de perro a perro a través del contacto directo con orina, sangre o saliva fresca. Estornudar, toser y compartir alimentos y tazones de agua son maneras posibles de contagiar el virus.

¿Cómo se diagnostica el moquillo en perros?

Existen pruebas de perros con moquillo, pero los resultados por sí solos no siempre son fiables. En lugar de realizar pruebas para detectar la infección, el veterinario tiene que examinar el cuadro completo, incluyendo los síntomas específicos del perro y su historial de salud. Los resultados positivos pueden ayudar a confirmar una infección, pero un perro puede estar infectado aunque los resultados de las pruebas sean negativos.

¿Qué perros son propensos a padecer de moquillo?

Los cachorros y perros adolescentes que no han sido vacunados son más vulnerables al virus del moquillo. Las infecciones graves son más frecuentes en cachorros o perros adolescentes. Los cachorros menores de siete semanas, nacidos de madres que no han sido vacunadas contra el virus, son extremadamente susceptibles. Una vez infectados, los cachorros se debilitan gravemente. A menudo el virus viaja al cerebro, causando convulsiones, temblores y temblores. Un sistema inmunológico debilitado deja a un perro infectado abierto a infecciones secundarias como la neumonía.

Tratamiento para el moquillo

Actualmente no hay ningún medicamento disponible que pueda destruir el virus que causa el moquillo canino. Más bien, la atención de apoyo es el pilar del tratamiento. Los veterinarios pueden ofrecer líquidos intravenosos para prevenir la deshidratación y los antibióticos para prevenir infecciones secundarias mientras el perro infectado desarrolla su respuesta inmunológica. Algunos perros son capaces de sobrevivir a la infección, mientras que para otros el moquillo canino puede ser fatal.

Prevenir el moquillo en perros

Asegúrate de que tu perro haya completado tu serie de vacunas. La vacuna para perros se llama inyección para el moquillo. Si tienes un cachorro, asegúrate de que reciba su primera vacuna a las seis u ocho semanas de edad. Asegúrate de mantenerlo alejado de cualquier perro o ambiente posiblemente infeccioso hasta que haya terminado con sus vacunas a los cuatro o cinco meses de edad.

Además, la limpieza y desinfección rutinaria de tu casa (o criadero) asegurará que el virus no se encuentre en el entorno vital de tu perro.

Te puede interesar:

Perro con moquillo – Causas- Tratamiento
¿Qué te ha parecido este articulo?
Artículos relacionados