Enfermedades que afectan a los gatos

Enfermedades que afectan a los gatos

Como dueño de un gato, es importante reconocer los signos y síntomas de las enfermedades comunes para que usted pueda buscar ayuda veterinaria para su amigo felino de una manera oportuna si es necesario.

Siga leyendo para obtener información sobre enfermedades y otras consecuencias médicas que con frecuencia afectan a los gatos.

Cáncer en los gatos

Cáncer en los gatos
Cáncer en los gatos

El cáncer es una clase de enfermedades en las que las células crecen incontrolablemente, invaden el tejido circundante y pueden propagarse a otras áreas del cuerpo. Al igual que con la gente, los gatos pueden tener varios tipos de cáncer. La enfermedad puede ser localizada (limitada a un área, como un tumor) o generalizada (diseminada por todo el cuerpo).

Causas del cáncer

El cáncer es una enfermedad “multifactorial”, lo que significa que no tiene una sola causa conocida. Sin embargo, sabemos que tanto los factores hereditarios como los medioambientales pueden llevar al desarrollo del cáncer en los gatos.

El carcinoma escamocelular del oído, párpado o nariz es un cáncer de piel causado por la exposición repetida al sol. Los gatos blancos, o de color claro, son más susceptibles al carcinoma de células escamosas.

El linfosarcoma o linfoma (LSA, por sus siglas en inglés), es uno de los tipos más comunes de cáncer en gatos. Algunos reportes estiman que el 30% de todos los cánceres de gato reportados se deben a CEJ. El virus de la leucemia felina (FeLV, por sus siglas en inglés) está relacionado con la mayoría de las formas de CEJ, excepto con la forma gastrointestinal (GI, por sus siglas en inglés). El FeLV es un retrovirus transmisible que puede transmitirse tanto en el útero como a través de la saliva y el contacto directo.

Principalmente una enfermedad en los gatos más jóvenes, el virus no siempre manifiesta síntomas, por lo que es importante hacer que su gato sea examinado regularmente para prevenir su transmisión y progresión. Hay una vacuna disponible para FeLV que su veterinario puede discutir con usted según el estilo de vida de su gato y el riesgo de exposición a FeLV.

La forma gastrointestinal del CEJ (la forma más común) puede causar una gran masa en el estómago o el intestino o una infiltración difusa en todo el tracto intestinal.

Es importante llevar a su gato al veterinario si se constata cualquier indicio de enfermedad. El LSA no es curable, sin embargo, la mayoría de los gatos responden bien al tratamiento.

Síntomas del cáncer

Los síntomas del cáncer en los gatos pueden incluir

  • Protuberancias (que no siempre son malignas, pero siempre merecen un examen veterinario)
  • Hinchazón
  • Úlceras o infecciones cutáneas persistentes
  • Secreción anormal de cualquier parte del cuerpo
  • Mal aliento
  • Falta de agudeza, letargo u otro cambio marcado en el comportamiento
  • Pérdida de peso
  • Cojera repentina
  • Diarrea o vómitos
  • Parches cutáneos escamosos y/o rojos
  • Disminución o pérdida del apetito
  • Dificultad para respirar, orinar o defecar
  • Cambio de comportamiento

Diagnóstico del cáncer en gatos

Si se presenta un tumor, el primer paso es típicamente una biopsia con aguja, la cual extrae una muestra de tejido muy pequeña para el examen microscópico de las células. Alternativamente, se puede llevar a cabo una cirugía para extirpar todo o parte del abultamiento para que un patólogo lo diagnostique.

Las radiografías, el ultrasonido, la evaluación de la sangre y otras pruebas diagnósticas también pueden ser útiles para determinar si el cáncer está presente o si se ha diseminado.

Los gatos son más propensos al cáncer

Aunque el cáncer se puede diagnosticar en gatos de todas las edades y razas, es mucho más común en gatos mayores.
Ciertas razas son propensas a cánceres específicos, pero los gatos con orejas y cabezas blancas son particularmente susceptibles al cáncer de piel.

Pregúntele al veterinario si su gato pertenece a categorías específicas de riesgo.

Prevención del cáncer

Mantener a su gato en casa lo protegerá de ciertos cánceres de piel causados por la exposición repetida al sol y las quemaduras solares.
El cáncer de mama es un cáncer común para los gatos, pero puede evitarse haciendo que su gato sea esterilizado antes de su primer ciclo térmico.

Tratamientos del cáncer

Las opciones de tratamiento varían y dependen del tipo y etapa del cáncer.
Los tratamientos comunes incluyen cirugía, quimioterapia, radioterapia e inmunoterapia o una combinación de terapias. El éxito del tratamiento depende de la forma y extensión del cáncer y de la agresividad de la terapia. Por supuesto, la detección temprana es lo mejor.

Algunos propietarios de gatos optan por no tratar el cáncer, en cuyo caso se debe considerar el cuidado paliativo, incluido el alivio del dolor. Independientemente de cómo proceda después de un diagnóstico de cáncer en su mascota, es muy importante tener en cuenta su calidad de vida al tomar decisiones futuras.

Algunos cánceres se pueden curar, y casi todos los pacientes pueden recibir al menos algún beneficio del tratamiento. Tenga en cuenta que si el cáncer de su gato no es curable, todavía hay muchas cosas que puede hacer para que su mascota se sienta mejor. No dude en hablar con su veterinario sobre sus opciones. Y recuerde que una buena nutrición y un cuidado afectuoso pueden mejorar enormemente la calidad de vida de su gato.

Saber cuándo consultar a su veterinario

Póngase en contacto con su veterinario inmediatamente si su gato muestra cualquiera de los signos clínicos mencionados en la lista anterior. Si su gato recibe un diagnóstico de cáncer, es posible que desee consultar a un oncólogo veterinario, a menudo empleado por las prácticas veterinarias especializadas y los hospitales de enseñanza.

Diabetes en los gatos

Diabetes en los gatos
Diabetes en los gatos

La diabetes en los gatos es una enfermedad compleja causada por la falta de la hormona insulina o por una respuesta inadecuada a la insulina. Después de que un gato come, su sistema digestivo rompe los alimentos en varios componentes, incluyendo la glucosa, que es transportada a sus células por la insulina. Cuando un gato no produce insulina o no puede utilizarla normalmente, sus niveles de azúcar en la sangre se elevan. El resultado es la hiperglicemia, que, si no se trata, puede causar muchos problemas de salud complicados para un gato.

Es importante entender que la diabetes se considera un trastorno manejable, y que muchos gatos diabéticos pueden llevar una vida feliz y saludable. Algunos pueden incluso entrar en remisión!

La diabetes se puede clasificar como:

Tipo I (falta de producción de insulina)
Tipo II (producción deficiente de insulina junto con una respuesta inadecuada a la hormona).

Los gatos con diabetes tipo II pueden progresar a diabetes tipo I. De hecho, para cuando la mayoría de los gatos son diagnosticados con diabetes, se les identifica como gatos que padecen el trastorno tipo I. Estos gatos requieren terapia de insulina para sobrevivir. Los gatos con enfermedad tipo II pueden responder a otras formas de terapia.

Síntomas de Diabetes en Gatos

Las siguientes son señales de que su gato puede ser diabético:

  • Cambio en el apetito (aumento o disminución)
  • Pérdida de peso
  • Sed excesiva/aumento en el consumo de agua
  • Aumento de la micción
  • Orinar en áreas distintas a la caja sanitaria
  • Aliento con olor inusualmente dulce
  • Letargo
  • Deshidratación
  • Abrigo despeinado
  • Infección urinaria

Causas de la diabetes

Se desconoce la causa exacta de la diabetes. La genética, la enfermedad pancreática, ciertos medicamentos y los depósitos de proteínas anormales en el páncreas pueden jugar un papel importante en la causa de este trastorno.

Los factores más importantes en el desarrollo de la diabetes parecen ser la obesidad, el sexo (los gatos machos son más comúnmente afectados que las hembras) y la edad.

Diagnóstico de la diabetes

Para diagnosticar correctamente la diabetes, su veterinario recopilará información sobre los signos clínicos, realizará un examen físico y controlará los análisis de sangre y de orina.

Tratamiento de la diabetes

Cada gato diabético es un individuo y responderá de manera diferente a la terapia. El tratamiento de la diabetes se basa en qué tan graves son los signos de la enfermedad y si hay otros problemas de salud que puedan complicar la terapia.

Algunos gatos están gravemente enfermos cuando se diagnostican por primera vez y requieren cuidados hospitalarios intensivos durante varios días para regular sus niveles de azúcar en la sangre.

Los gatos que son más estables cuando se les diagnostica por primera vez pueden responder a la medicación oral o a una dieta alta en fibra.

Para la mayoría de los gatos, las inyecciones de insulina son necesarias para regular adecuadamente la glucosa en sangre. Una vez que se haya establecido el tratamiento individual de insulina de su mascota, típicamente basado en el peso, se le mostrará cómo aplicarle las inyecciones de insulina en casa.

Su veterinario también puede mostrarle cómo realizar pruebas de glucosa en casa. También pueden ser necesarios otros análisis de sangre de rutina.

Como explicará su veterinario, es importante que siempre le dé insulina a su gato a la misma hora todos los días y que le dé de comer regularmente junto con su medicamento; esto permite que el aumento de nutrientes en la sangre coincida con el nivel máximo de insulina. Esto disminuirá la probabilidad de que sus niveles de azúcar oscilen demasiado altos o demasiado bajos. Usted puede trabajar con su veterinario para crear un horario de alimentación alrededor del tiempo que su mascota toma los medicamentos. También es importante evitar alimentar a los gatos diabéticos que son ricos en glucosa.

Prevención de la diabetes

Una dieta adecuada y ejercicio regular pueden ayudar mucho a evitar el desarrollo de la diabetes felina. Aparte de otros efectos negativos, se sabe que la obesidad contribuye a la resistencia a la insulina.

Si sospecha que su gato tiene diabetes

Si su gato está mostrando cualquier signo clínico anormal, haga una cita con su veterinario inmediatamente. Si un gato diabético no recibe tratamiento, puede desarrollar nefropatías, trastornos neurológicos u otras enfermedades metabólicas. Los gatos con diabetes tipo I requieren terapia de insulina para sobrevivir.

Virus de Inmunodeficiencia Felina (VIF)

Virus de Inmunodeficiencia Felina (VIF)
Virus de Inmunodeficiencia Felina (VIF)

Es posible que los gatos infectados con el virus de inmunodeficiencia felina (VIF) no muestren síntomas hasta años después de que ocurrió la infección inicial. Aunque el virus tiene una acción lenta, el sistema inmunológico del gato se debilita severamente una vez que la enfermedad se afianza.

Esto hace que el gato sea susceptible a varias infecciones secundarias. Los gatos infectados que reciben cuidados médicos de apoyo y se mantienen en un ambiente interior libre de estrés pueden vivir vidas relativamente cómodas durante meses o años antes de que la enfermedad llegue a sus etapas crónicas.

Un gato infectado con el VIF puede no presentar ningún síntoma durante años. Una vez que los síntomas se desarrollan, sin embargo, pueden progresar continuamente un gato puede mostrar signos de enfermedad intercalada con la salud durante años.

Si su gato está demostrando alguno de los siguientes síntomas, hágalo examinar por su veterinario:

  • Ganglios linfáticos agrandados
  • Fiebre
  • Anemia
  • Pérdida de peso
  • Abrigo revuelto
  • Falta de apetito
  • Diarrea
  • Apariencia anormal o inflamación del ojo (conjuntivitis)
  • Inflamación de las encías (gingivitis)
  • Inflamación de la boca (estomatitis)
  • Enfermedad dental
  • Enrojecimiento de la piel o caída del cabello
  • Heridas que no sanan
  • Estornudos
  • Secreción por ojos o nariz
  • Micción frecuente, esfuerzo para orinar u orinar fuera de la caja de arena
  • Cambio de comportamiento

Transmisión del VIF

El VIF se transmite principalmente de gato a gato a través de profundas heridas por mordeduras, del tipo que suele ocurrir al aire libre durante las agresivas peleas y disputas territoriales, una razón perfecta para mantener al gato dentro.

Otro modo de transmisión menos común es la transmisión de un gato materno infectado por el VIF a su gatito. El VIF no parece que se propague comúnmente a través de compartir cuencos de comida y cajas de arena, el aseo social, los estornudos y otros modos casuales de contacto.

Aunque cualquier felino es susceptible, libre-roaming, al aire libre, los gatos masculinos intactos al aire libre que luchan con más frecuencia contraen la enfermedad. Los gatos que viven en interiores son los menos propensos a ser infectados.

Nota: VIF no se puede transmitir de gato a humano, sólo de gato a gato.

Prevenir el VIF

La mejor manera de evitar que su gato contraiga el virus es mantenerlo en casa, evitando cualquier posibilidad de contacto con felinos infectados.

Si pasea a su gato, manténgalo atado con una correa cuando esté al aire libre.

Si su gato va a pasar algún tiempo en un criadero o en casa con otros felinos, asegúrese de que todos los gatos hayan dado negativo en la prueba del VIF.

Cualquier gato adoptado recientemente debe ser examinado para ver si tiene el VIF antes de entrar a su casa.

Es posible que también quiera hablar con su veterinario sobre la vacuna contra el VIF y si es apropiada para su gato.

Cuándo consultar a su veterinario

Si sospecha que su gato está infectado con el VIF, hágalo examinar y examinar por su veterinario de inmediato. Durante su visita, esté listo para describir cualquier síntoma que haya detectado, sin importar el momento en que aparezca. También asegúrese de mantener a su gato en casa, lejos de otros felinos que puedan estar infectados o que puedan infectarse, hasta que usted tenga un diagnóstico.

Sin un tratamiento adecuado, las infecciones secundarias que pueden ocurrir como consecuencia de la infección por el VIF pueden convertirse en afecciones potencialmente mortales. Además, los gatos con VIF pueden desarrollar diversas formas de cáncer, enfermedades de la sangre o insuficiencia renal, que en última instancia se cobrarán la vida del gato.

Diagnóstico del VIF

  • La infección por el VIF se diagnostica rutinariamente mediante análisis de sangre.
  • Debe conocerse el estado de cada gato en cuanto al VIF.
  • El tipo más común de prueba busca la presencia de anticuerpos contra el virus en la sangre. Ninguna prueba es 100% precisa todo el tiempo, y su veterinario interpretará el resultado de la prueba y determinará si se necesitan pruebas adicionales para confirmar un resultado positivo o negativo. Una vez que se determina que un gato es seropositivo al VIF, ese gato es capaz de transmitir la enfermedad a otros gatos.
  • Dado que es posible que una gata madre infectada transfiera los anticuerpos del VIF a sus gatitos, estos gatitos pueden dar positivo de los anticuerpos de su madre hasta que hayan sido liberados de sus sistemas, lo que ocurre a los seis meses de edad.
  • Los gatitos que dan positivo para los anticuerpos contra el VIF cuando son menores de seis meses deben someterse a pruebas de anticuerpos en una fecha posterior para ver si están infectados.

Tratamiento del VIF

Desafortunadamente, no existe un tratamiento antiviral específico para el VIF. Los gatos pueden portar el virus durante mucho tiempo antes de que aparezcan los síntomas. Por lo tanto, el tratamiento se centra principalmente en la ampliación del período asintomático o, si los síntomas se han establecido, en la atenuación de los efectos secundarios del virus. Su veterinario puede prescribir algunos de los siguientes tratamientos:

  • Medicamentos para infecciones secundarias
  • Dieta saludable y apetitosa para estimular una buena nutrición
  • Terapia de reemplazo de líquidos y electrolitos
  • Medicamentos antiinflamatorios
  • Medicamentos que aumentan la inmunidad
  • Control de parásitos

El cuidado de un gato infectado con el VIF

Mantenga a su gato dentro. Esto lo protegerá del contacto con agentes causantes de enfermedades a las que pueda ser susceptible. Al traer a su gato al interior, también está protegiendo a los gatos no infectados de su comunidad.

Esté atento a los cambios incluso aparentemente menores en la salud y el comportamiento de su gato. Informe inmediatamente a su veterinario sobre cualquier problema de salud.

Lleve a su gato al veterinario por lo menos dos veces al año para un chequeo de bienestar, recuento sanguíneo y análisis de orina.

Alimente a su gato con alimentos nutricionalmente equilibrados: no ingiera alimentos crudos, por favor, ya que las bacterias y parásitos de la carne y los huevos crudos pueden ser peligrosos para las mascotas inmunocomprometidas.

Asegúrese de que su gato esté esterilizado o castrado.

Virus de la leucemia felina (FelV)

Virus de la leucemia felina (FelV)
Virus de la leucemia felina (FelV)

Descubierto por primera vez en los años 60, el virus de la leucemia felina es un retrovirus de ARN transmisible que puede inhibir severamente el sistema inmunológico del gato. Es una de las causas más comúnmente diagnosticadas de enfermedad y muerte en gatos domésticos.

Debido a que el virus no siempre presenta síntomas de inmediato, cualquier gato nuevo que entre a un hogar y cualquier gato enfermo debe ser examinado para FeLV.

El FeLV debilita el sistema inmunológico de un animal y predispone a los gatos a una variedad de infecciones y enfermedades, incluyendo anemia, enfermedad renal y linfosarcoma, un cáncer altamente maligno y fatal del sistema linfático.

Los gatitos jóvenes y los gatos menores de un año de edad son más susceptibles al virus. Los gatos que viven con un gato infectado, permitidos al aire libre donde pueden ser mordidos por un gato infectado, y los gatitos nacidos de una madre con FeLV positivo son los que tienen mayor riesgo de infección.

El virus FeLV es vertido en muchos fluidos corporales, incluyendo saliva, secreciones nasales, orina, heces fecales y sangre.

El FeLV se transmite más comúnmente a través del contacto directo, el aseo personal mutuo y compartiendo cajas de basura, tazones de comida y agua.

También puede transmitirse en el útero o a través de la leche materna.Los gatos al aire libre infectados que luchan con otros gatos pueden transmitir la enfermedad a través de mordeduras y arañazos.

Es muy poco probable que los gatos sanos de más de tres meses de edad y vacunados contra el FeLV contraigan el virus de otro gato.

Signos de FeLV

Los gatos pueden infectarse y no presentar signos. Otros pueden exponer:

  • Pérdida del apetito y pérdida de peso
  • Encías pálidas o inflamadas
  • Mal estado del abrigo
  • Abcesos
  • Fiebre
  • Infecciones de las vías respiratorias superiores
  • Diarrea y vómitos
  • Convulsiones
  • Cambios en el comportamiento
  • Problemas de la vista u otros problemas oculares
  • Ganglios linfáticos agrandados
  • Problemas reproductivos (en las mujeres)
  • Ictericia
  • Enfermedad crónica de la piel
  • Dificultad respiratoria
  • Letargo

Prevenir FelV

Hay una vacuna disponible para los gatos que están en riesgo de contraer FeLV. Como todas las vacunas, existen riesgos en la vacunación, y la vacuna no es una garantía del 100% contra la infección. Su veterinario puede evaluar mejor si esta vacuna es adecuada para su gato.

Como con cualquier enfermedad infecciosa, la mejor prevención es eliminar las fuentes de exposición. Las pruebas FeLV de rutina y el mantener a su gato bajo techo y lejos de gatos cuyo estado FeLV no se conoce, siguen siendo la mejor manera de evitar que su gato se infecte.

Diagnóstico de FelV

Existen varios tipos de pruebas disponibles para diagnosticar el FeLV.

La mayoría de los veterinarios y profesionales de los refugios utilizan la prueba ELISA (ensayo inmunoenzimático), que detecta el antígeno del virus FELV en el torrente sanguíneo.

Se recomiendan otras pruebas como la prueba IFA (anticuerpo fluorescente indirecto) o la prueba PCR (reacción en cadena de la polimerasa) para confirmar los resultados positivos de la prueba ELISA.

Cuidando un gato con FelV

Alimente a su gato con una dieta nutricionalmente equilibrada, libre de carne cruda, huevos y productos lácteos no pasteurizados, que puede albergar bacterias y parásitos y provocar infecciones.

Proporcione un lugar tranquilo para que su gato descanse en el interior y lejos de otros gatos que podrían promover enfermedades.

Lleve a su gato al veterinario cada seis meses, como mínimo, para un chequeo de bienestar y análisis de sangre.

Durante las primeras etapas de la infección, un gato puede no mostrar ningún signo clínico, pero puede transmitir el virus a otros gatos. No es aconsejable introducir un nuevo gato no infectado en el hogar, ni siquiera uno que haya sido vacunado adecuadamente contra el FeLV. Los que viven de cerca con gatos infectados son los que corren mayor riesgo de contraer la infección, y deben ser examinados para detectar el virus y, en caso negativo, alojados por separado.

El FeLV es contagioso para otros gatos, pero no para los humanos ni para otras especies. Otros gatos de la casa pueden adquirir el virus de un gato infectado. Aunque el virus no vive mucho tiempo fuera del cuerpo, y es fácilmente inactivado con desinfectantes comunes, puede ser transmitido a través del aseo personal mutuo, alimentos y agua compartidos, así como cajas de arena comunes.

Lamentablemente no hay cura para el FeLV, y se calcula que menos del 20% de los gatos clínicamente infectados sobreviven más de tres años de infección activa. En el caso de los gatos que desarrollan cáncer, la quimioterapia puede ayudar a prolongar la vida, pero el tratamiento a menudo se centra en proporcionar la mejor calidad de vida.

Gusano del corazón en gatos

Gusano del corazón en gatos
Gusano del corazón en gatos

El gusano del corazón, que se propaga a través de mosquitos infectados, se está reconociendo cada vez más como una causa subyacente de los problemas de salud de los gatos domésticos. Los gatos son un huésped atípico para los gusanos del corazón. A pesar de su nombre, el gusano del corazón causa principalmente enfermedad pulmonar en los gatos. Es una preocupación importante para cualquier dueño de gato que vive en áreas densamente pobladas por mosquitos, y la prevención debe ser discutida con un veterinario.

Usted puede haber pensado que la enfermedad del gusano del corazón sólo afecta a los perros, y es cierto que la infección es menos común en los gatos. El gato no es un huésped natural del parásito del gusano del corazón, Dirofilaria immitis, y por lo tanto no es probable que el gusano del corazón complete todo su ciclo de vida.

Esto significa que cada vez sobreviven menos gusanos y muchos no llegan al corazón del gato. Los gusanos que sobreviven y la reacción inmunitaria resultante que el cuerpo del gato prepara para matar a los gusanos en desarrollo pueden causar graves problemas de salud.

Causas y signos de gusano del corazón

Cuando un mosquito portador del parásito del gusano del corazón, Dirofilaria immitis, pica a un gato, las larvas se transmiten al torrente sanguíneo. Las larvas migran hacia el corazón durante un período de entre cuatro y seis meses, madurando a medida que avanzan, y luego se asientan en el corazón, las arterias pulmonares y los vasos sanguíneos de los pulmones.

Debido a que un gato doméstico no es un huésped natural del parásito del gusano del corazón, muchos de los gusanos mueren. Estos, junto con los gusanos vivos, causan graves reacciones inflamatorias e inmunitarias en un gato infectado.

Los gatos de todas las edades, que viven en cualquier región, pueden contraer el gusano del corazón, pero la enfermedad es más prevalente en felinos que viven en áreas densamente pobladas por mosquitos. Los gatos al aire libre están en mayor riesgo debido a una mayor exposición a los mosquitos. Sin embargo, los gatos de interior también son susceptibles a las picaduras de mosquitos, por lo que es conveniente hablar de prevención con su veterinario. La infección del gusano del corazón puede ser especialmente potencialmente mortal para gatitos y gatos mayores.

Las siguientes señales pueden indicar que su gato ha sido infectado:

  • Tos persistente
  • Dificultades respiratorias (pantaloneo, sibilancias, respiración rápida o boca abierta)
  • Depresión
  • Pérdida del apetito
  • Pérdida de peso
  • Vómitos esporádicos
  • Letargo
  • Muerte repentina

Las dificultades respiratorias que ocurren en la primera etapa de la enfermedad cardiaca, causada por gusanos recién llegados al corazón y a los pulmones, fueron probablemente diagnosticadas previamente como asma o bronquitis felina. Sin embargo, se cree que estos problemas respiratorios en la actualidad se deben a lo que ahora se conoce como enfermedad respiratoria asociada con el gusano cardíaco (HARD, por sus siglas en inglés).

Prevención del gusano del corazón

Hay varios medicamentos aprobados por la FDA disponibles que previenen fiablemente la infección de gusanos del corazón felinos. Consulte con su veterinario y recuerde que se recomienda que los gatos sean examinados para detectar la infección de gusanos del corazón con pruebas de sangre antes de que se les administre cualquier tipo de medicamento preventivo.

También es una buena idea limitar la exposición de su gato a las áreas infestadas de mosquitos y traerlo para que se haga exámenes preventivos durante las visitas veterinarias. Los controles regulares son fundamentales para detectar las infecciones tempranas y pueden dar a su gato una buena oportunidad de recuperarse.

Diagnóstico de la enfermedad del gusano del corazón

La enfermedad cardiaca no es tan fácil de diagnosticar en gatos como en perros.

Las pruebas de rutina requieren una combinación de análisis de sangre.
Cuando los gatos muestran signos de dificultad respiratoria y se sospecha la presencia del gusano del corazón, el diagnóstico se basa generalmente en la historia clínica del gato, el examen físico, las radiografías, el ecocardiograma y los análisis de sangre.

Tratamiento de la enfermedad del gusano del corazón

Actualmente no hay productos aprobados para tratar la infección de gusanos del corazón felinos. La buena noticia es que muchos gatos infectados por gusanos del corazón son capaces de combatir la infección por sí mismos, y pueden ser monitoreados con radiografías cada pocos meses, mientras esperan la vida de los gusanos.

Si un gato infectado muestra síntomas de enfermedad pulmonar, el gato puede recibir un medicamento similar a la cortisona según sea necesario. También se pueden administrar medicamentos para ayudar a controlar la tos y el vómito.

Aunque algunos gatos son capaces de combatir la infección por sí solos, lo siguiente puede ocurrir si no se monitorizan y tratan los parásitos cardíacos:

  • Daño a las paredes del corazón
  • Daño a los vasos sanguíneos pulmonares
  • Posible obstrucción del flujo sanguíneo a través de las arterias pulmonares
  • Dificultad para respirar
  • Insuficiencia cardíaca y pulmonar
  • Daño renal e hepático
  • Muerte repentina

 

Rabia en gatos

Rabia en gatos
Rabia en gatos

La rabia es una enfermedad viral que afecta el cerebro y la médula espinal de todos los mamíferos, incluyendo gatos, perros y humanos. Esta enfermedad prevenible ha sido reportada en todos los estados excepto en Hawai. Hay una buena razón por la que la palabra “rabia” evoca el miedo en las personas: una vez que aparecen los síntomas, la rabia es casi el 100% fatal.

Transmisión de la rabia

Existen varias rutas de transmisión del virus de la rabia.

La rabia se transmite con mayor frecuencia a través de una mordedura de un animal infectado.

Con menos frecuencia, puede transmitirse cuando la saliva de un animal infectado entra en el cuerpo de otro animal a través de las membranas mucosas o una herida abierta y fresca.

El riesgo de contraer la rabia es mayor si su gato está expuesto a animales salvajes. Los brotes pueden ocurrir en poblaciones de animales silvestres (más a menudo mapaches, murciélagos, zorrillos y zorros en este país) o en áreas donde hay un número significativo de perros y gatos no vacunados que vagan libremente.

En los Estados Unidos, la rabia es reportada en gatos más que en cualquier otra especie doméstica.
Los gatos no vacunados a los que se les permite vagar al aire libre están en mayor riesgo de contraer la infección por rabia.
Las poblaciones de gatos salvajes siguen siendo un reservorio huésped del virus de la rabia.

Prevención de la rabia

La vacunación es la clave.

Algunas ordenanzas locales requieren cuarentenas prolongadas o eutanasia de mascotas que han mordido a alguien si sus dueños no tienen prueba de la vacuna actual.

Vacunar a su gato no sólo lo protege de la rabia, sino que también protege a su gato si muerde a alguien.

En los municipios donde no se requiere la vacunación antirrábica para gatos, la decisión de vacunar se deja mejor al juicio del veterinario y del guardián del gato porque algunos gatos experimentan efectos secundarios graves a la vacuna antirrábica.

La vacuna definitivamente debe administrarse si su gato pasa algún tiempo al aire libre (los expertos de ASPCA recomiendan mantener a los gatos dentro de casa).

Síntomas de la rabia

Los animales no mostrarán signos inmediatamente después de la exposición a un animal rabioso. Los síntomas pueden variar y pueden tardar meses en desarrollarse. Los signos clásicos de la rabia en los gatos incluyen

  • Cambios en el comportamiento (incluyendo agresión, inquietud y letargo),
  • Mayor vocalización
  • Pérdida del apetito
  • Debilidad
  • Desorientación
  • Parálisis
  • Convulsiones
  • Muerte repentina

Diagnóstico de la rabia

No existe una prueba precisa para diagnosticar la rabia en animales vivos.

La prueba de anticuerpos fluorescentes directos es la prueba más precisa para el diagnóstico, pero sólo puede realizarse después de la muerte del animal.

El virus de la rabia puede incubar en el cuerpo de un gato desde una semana hasta más de un año antes de que el virus aparezca en la saliva y el gato sea capaz de transmitir la enfermedad.

Cuando el animal se vuelve infeccioso, los síntomas aparecen rápidamente. Es posible que un gato o un perro se deshaga del virus durante varios días antes de que aparezcan los signos clínicos.

No hay tratamiento o cura para la rabia una vez que aparecen los síntomas. La enfermedad causa la muerte.

Qué hacer si su gato interactúa con un animal rabioso

  • Póngase guantes para protegerse de la infección.
  • Llame a su veterinario para una cita inmediata!
  • Póngase en contacto con los oficiales locales de control de animales si el animal que mordió a su mascota sigue suelto; ellos estarán en mejores condiciones de aprehenderlo y sacarlo del ambiente.
  • Un gato que esté al día con sus vacunas y que haya sido mordido por un posible animal rabioso también debe recibir una vacuna de refuerzo contra la rabia inmediatamente y mantenerse en observación durante 45 días.
  • Si usted piensa que ha sido mordido por un animal rabioso, ¡vea a su médico inmediatamente!

Nota: No intente manipular o capturar a un animal salvaje que esté actuando de manera extraña (es decir, un animal nocturno que esté fuera durante el día, un animal que actúe de manera inusualmente manso). Reporte el animal a los oficiales locales de control de animales tan pronto como sea posible.

Tiña en gatos

Tiña en gatos
Tiña en gatos

Aunque el nombre sugiere lo contrario, la tiña no es causada por una lombriz, sino por un hongo que puede infectar la piel, el cabello y las uñas. No es infrecuente en los gatos, esta enfermedad altamente contagiosa puede llevar a la pérdida de cabello en áreas circulares con anillos rojos centrales. También conocida como dermatofitosis, la tiña a menudo se propaga a otras mascotas en el hogar, y también a los humanos.

Síntomas de la tiña en gatos

  • Los síntomas clásicos de la tiña en los gatos incluyen:
  • Lesiones cutáneas que aparecen típicamente en la cabeza, las orejas y las extremidades delanteras.
  • La tiña puede causar parches calvos escamosos que a veces se ven rojos en el centro.
  • En los casos leves, puede haber áreas localizadas de enrojecimiento o simplemente caspa, mientras que las infecciones más graves pueden extenderse por todo el cuerpo del gato.
  • También es posible que una mascota tenga esporas de tiña y no muestre ningún síntoma en absoluto.

Transmisión de la tiña

Un gato puede contraer la tiña directamente a través del contacto con un animal infectado o indirectamente a través del contacto con la cama, los platos y otros materiales que han sido contaminados con las células de la piel o el pelo de los animales infectados. Las esporas de la tiña son notoriamente resistentes y pueden sobrevivir en el medio ambiente por más de un año!

Cualquier gato puede desarrollar tiña, pero los gatitos de menos de un año de edad y los gatos geriátricos son más propensos a la infección.

  • Los gatos de pelo largo y los que están inmunocomprometidos también son más susceptibles.
  • La tiña puede diseminarse rápidamente en refugios u otros ambientes atestados.
  • Las condiciones cálidas y húmedas tienden a promover las infecciones por tiña.

Diagnóstico de la tiña

Debido a que la infección puede propagarse potencialmente por el cuerpo de un gato, es importante que usted vea a su veterinario para un diagnóstico preciso si sospecha que su mascota tiene tiña. Y dado que la infección puede propagarse fácilmente a usted y a otros animales domésticos, es una buena idea poner inmediatamente en cuarentena a su gato hasta que un veterinario pueda confirmar el diagnóstico. También debe lavarse bien las manos después de tocar al gato.

Debido a que algunos gatos muestran pocos o ningún síntoma, el diagnóstico de tiña rara vez se hace con sólo mirar la piel.
Un veterinario puede utilizar una luz ultravioleta para diagnosticar la tiña, o puede examinar un cultivo de hongos tomado del pelo o células de la piel de un gato.

A veces también se realizan biopsias de piel y exámenes microscópicos.

Tratando la Tiña

  • El tratamiento de la tiña depende de la gravedad de la infección.
  • Un veterinario puede recetar un champú o pomada que contenga un medicamento especial para eliminar el hongo.
  • En algunos casos, se necesitan medicamentos orales.
  • Para asegurarse de que ha erradicado este hongo resistente y resistente, es posible que se tenga que dar tratamiento durante varios meses o más y que los cultivos de hongos se vuelvan a revisar periódicamente.
  • También es importante tratar el ambiente del gato para evitar que la infección se repita.

Si su veterinario le ha diagnosticado la tiña a su gato, le explicará qué debe hacer para evitar que el hongo se propague a sus otras mascotas y a los miembros humanos de la familia. Pero tenga en cuenta que si usted tiene otras mascotas, es probable que la mayoría de ellas también hayan sido expuestas. Su veterinario puede recomendarle que haga lo siguiente:

  • Bañe a todas las mascotas del hogar con un enjuague o champú medicado.
  • Lave la cama y los juguetes de los animales infectados con un desinfectante que mate las esporas de la tiña.
  • Deseche los artículos que son imposibles de desinfectar completamente (árboles alfombrados de gato, etc.)
  • Con frecuencia aspire para eliminar el vello y las células de la piel infectados. (Sí, el hongo puede sobrevivir en el pelo y la piel que su gato se deshace!
  • Lávese bien las manos después de bañarse o tocar a su gato.

Si un gato con tiña no recibe el tratamiento adecuado, las lesiones pueden extenderse por grandes áreas del cuerpo del animal, causando pérdida de pelo e infecciones cutáneas.

Infecciones respiratorias superiores en gatos

Infecciones respiratorias superiores en gatos
Infecciones respiratorias superiores en gatos

El tracto respiratorio superior del gato el área de la nariz la garganta y los senos paranasales es susceptible a infecciones causadas por una variedad de virus y bacterias.

Causas de las infecciones respiratorias superiores

Los virus son las causas más comunes de infecciones de las vías respiratorias superiores (URI) en los gatos.
Los calicivirus y herpesvirus felinos representan entre el 80 y el 90% de todos los problemas respiratorios superiores contagiosos, y son prevalentes en refugios, criaderos de gatos y hogares con múltiples gatos.

Estos virus pueden transmitirse de gato a gato a través de estornudos, tos o mientras se cepilla o comparte tazones de comida y agua.

Una vez infectados, los gatos pueden convertirse en portadores de por vida, y aunque no muestren signos clínicos, pueden transmitir los virus a otros.

Los gatos a menudo desarrollan infecciones bacterianas secundarias a estas infecciones virales comunes.
También hay infecciones de las vías respiratorias superiores en los gatos que son causadas principalmente por bacterias. La clamidia y la Bordetella, comúnmente encontradas en refugios y áreas con múltiples gatos, son dos de estas infecciones bacterianas.

Menos común en gatos que en perros, la Bordetella suele estar asociada con el estrés y las condiciones de hacinamiento.

Prevención de las infecciones respiratorias superiores

  • Mantenga a su gato en casa para minimizar el riesgo de exposición a animales infectados.
  • Aísle adecuadamente a los gatos infectados para proteger a otras mascotas que viven en el mismo ambiente.
  • Minimizar el estrés.
  • Mantenga a su gato al día con las vacunas recomendadas por su veterinario. Las vacunas para la enfermedad de las vías respiratorias superiores en gatos pueden no prevenir la infección, pero ayudan a disminuir la gravedad de la enfermedad en algunos casos.
  • Los exámenes veterinarios regulares y los cuidados preventivos pueden ayudar a detectar y tratar problemas tempranamente. La mejor defensa de un gato contra la infección de las vías respiratorias superiores es un sistema inmunológico saludable.
  • Practique una buena higiene y lávese bien las manos al manipular múltiples gatos.

Síntomas de las infecciones respiratorias superiores

Los síntomas difieren dependiendo de la causa y localización de la infección, pero algunos signos clínicos comunes de problemas respiratorios superiores en gatos incluyen:

  • Estornudos
  • Congestión
  • Escurrimiento nasal
  • Tos
  • Flujo nasal claro a coloreado
  • Mordazas, babeo
  • Fiebre
  • Pérdida o disminución del apetito
  • Respiración rápida
  • Úlceras nasales y bucales
  • Respiración bucal abierta
  • Depresión

Diagnóstico de las infecciones respiratorias superiores

La edad, el estado de vacunación y la condición física juegan un papel importante en la susceptibilidad del gato a las infecciones de las vías respiratorias superiores.

Los gatos que viven en casas o refugios de múltiples gatos son los más susceptibles.

Los veterinarios han encontrado que el estrés juega un papel importante en la causa de los brotes de URI, y los gatos en cualquier refugio, criadero o instalación de embarque generalmente están experimentando altos niveles de estrés.

Los gatos que se han recuperado de la URI pueden convertirse en portadores y pueden experimentar recurrencias cuando están estresados.

Ciertas razas como los persas y otras razas de cara plana tienen una predisposición a desarrollar infecciones de las vías respiratorias superiores debido a su estructura facial.

Es importante llevar a su gato al veterinario si cree que puede estar sufriendo una infección de las vías respiratorias superiores. Un breve examen por parte de un veterinario le ayudará a determinar si su gato necesita medicamentos, tiene fiebre o está deshidratado. Evite el autodiagnóstico, ya que su gato puede ser infeccioso y requerir aislamiento, antibióticos o cuidados veterinarios adicionales.

Tratamiento de las infecciones respiratorias superiores

Su veterinario le recetará el mejor tratamiento para su gato, que puede incluir

  • Medicamentos
  • Aislamiento
  • Descanso
  • Soporte con fluidos
  • Apoyo nutricional

Si no se tratan, algunas infecciones de las vías respiratorias superiores pueden convertirse en neumonía o tener otras complicaciones graves, como ceguera o dificultad respiratoria crónica.

Gusanos en gatos

Gusanos en gatos
Gusanos en gatos

Los gatos pueden adquirir una variedad de parásitos intestinales, incluyendo algunos que comúnmente se conocen como “gusanos”. Las infestaciones de lombrices intestinales pueden causar una variedad de síntomas. A veces los gatos demuestran pocos o ningún signo de infección externa, y la infestación puede pasar desapercibida a pesar de ser un problema de salud potencialmente grave. Algunos gusanos parásitos felinos son también peligros para la salud humana.

Tipos comunes de lombrices en gatos

Los gatos al aire libre y aquellos que están expuestos rutinariamente a la tierra donde otros animales defecan son propensos a las lombrices. Los gatitos y gatos que no reciben atención médica preventiva regular corren mayor riesgo de desarrollar complicaciones asociadas con los parásitos internos.

Los gusanos redondos son los parásitos internos más comunes en los gatos.

Parecidos a los espaguetis, los gusanos adultos miden de tres a cuatro pulgadas de largo. Hay varias maneras en que los gatos pueden infectarse. Los gatitos que amamantan pueden contraer parásitos de la leche materna infectada, mientras que los gatos adultos pueden contraerlos ingiriendo huevos de las heces de un gato infectado.

Los anquilostomiasis.

Son mucho más pequeños que los anquilostomas (menos de una pulgada de largo) y residen principalmente en el intestino delgado. Debido a que se alimentan de la sangre de un animal, los anquilostomas pueden causar anemia potencialmente mortal, especialmente en los gatitos. Los huevos de la anquilostomiasis se pasan en las heces y eclosionan en larvas, y un gato puede infectarse ya sea por ingestión o por contacto con la piel.

Los tenias.

Son parásitos largos, planos y segmentados que miden de 4 a 28 pulgadas de largo. Una infestación puede causar vómito o pérdida de peso. Los gatos adquieren tenias al ingerir un huésped intermedio, como una pulga infectada o un roedor. Cuando los gatos están infectados, los segmentos de la tenia trozos reales del gusano que se asemejan a granos de arroz pueden verse a menudo en la piel alrededor del extremo posterior del gato.

Los gusanos pulmonares residen en los pulmones de un gato.

La mayoría de los gatos no mostrarán ningún signo de tener gusanos pulmonares, pero algunos pueden desarrollar tos. Los caracoles y babosas son huéspedes intermedios populares de este tipo de parásito, pero los gatos generalmente se infectan después de comer un ave o roedor que ha ingerido un huésped intermedio.

Aunque los medios de transmisión pueden variar, una de las principales formas en que los gatos contraen los gusanos es a través de la ingestión de las heces de los felinos infectados. Las madres gatas también pueden transmitir los gusanos a sus gatitos.

Prevención del gusano

Mantenga a su gato en casa para evitar la exposición a gatos infectados, roedores, pulgas y excrementos.
Asegúrese de que su casa, patio y mascotas estén libres de pulgas.

Practique una buena higiene y use guantes cuando cambie la cama del gato o manipule las heces fecales. También es importante deshacerse de las heces con frecuencia.
Pídale a su veterinario que le recomiende un programa interno apropiado de tratamiento o prevención de parásitos para su gato.

Síntomas de los gusanos en gatos

Los síntomas difieren según el tipo de parásito y la localización de la infección, pero algunos signos clínicos comunes incluyen:

  • Diarrea
  • Lombrices visibles en las heces o segmentos de la lombriz que se ven cerca del ano
  • Heces sanguinolentas
  • Distensión abdominal o apariencia redondeada y panzuda en el abdomen
  • Pérdida de peso
  • Vómitos
  • Estreñimiento
  • Anemia
  • Tos
  • Dificultad para respirar

Si cree que su gato puede tener gusanos, es importante llevarle a un veterinario, que puede confirmar la presencia de gusanos. Evite el autodiagnóstico, ya que los gusanos no siempre son visibles o identificables.

Tratamiento para gusanos

Por favor, no intente tratar a su mascota usted mismo: su gato debe ser tratado por el tipo específico de gusanos que tiene.

No todos los desparasitadores erradican todo tipo de gusanos. Su veterinario determinará el tipo de infestación de gusano (s) que tiene su gato y le recetará el mejor tratamiento. Su veterinario también podrá decirle si el desparasitador debe repetirse y cuándo.
No todos los medicamentos para perros son seguros para los gatos.
Algunos medicamentos antiparasitarios de venta libre pueden ser dañinos si se usan de manera inapropiada.

Transmisión de gusanos de gatos a humanos

Un gran número de huevos de lombrices pueden acumularse donde los gatos defecan. Las personas, especialmente los niños, que ingieren estos huevos pueden desarrollar serios problemas de salud, como ceguera, encefalitis y otros daños en los órganos. El tratamiento de la ceguera causada por el gusano roundworm puede involucrar la extirpación quirúrgica.

Las larvas de anquilostomas pueden penetrar la piel humana y causar lesiones. Las personas pueden adquirir tenias a través de la ingestión de una pulga infectada, aunque esto es raro.

Te puede interesar:

Enfermedades que afectan a los gatos
5 (100%) 5 vote[s]

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *